Agrumap

Agrupación de maestros pintores de Gipuzkoa

materiales, herramientas, procesos

Materiales adecuados para cada trabajo

El aspecto más propiamente técnico de la pintura se refiere a los materiales adecuados para cada trabajo y las herramientas que mejor pueden producir el resultado que se busca. Cada tipo de trabajo se define mediante su proceso de ejecución, en el que se indican, ordinariamente, el tipo de superficie sobre el que se actúa, y las operaciones a realizar en todas, o en algunas, de las fases típicas de preparación, fondeo y acabado.

MATERIALES

De forma simplificada, puede decirse que el pintor incorpora a las super-ficies sobre las que actúa, o soportes, materiales de preparación, materiales de fondo y materiales de acabado, que son diferentes en función del tipo de superficie sobre la que se trabaje. No requieren el mismo tratamiento una pared de yeso o un techo de escayola que unas puertas de madera o unos balcones de hierro, y tampoco puede hacerse de la misma forma un trabajo exterior que uno interior.

Componentes de las pinturas
Pigmentos:
Productos en polvo muy fino que, dispersados en el vehículo, sirven para darle color y opacidad a la pintura, además de determinar su poder cubriente.
Cargas:
Productos en polvo, también dispersados en el vehículo, que contribuyen, sobre todo, a dar cuerpo a la pintura.
Vehículo:
Es la sustancia que cohesiona los pigmentos y las cargas, a la vez que mantiene su estado líquido y les proporciona adherencia al soporte o superficie sobre la que se aplica la pintura. Puede distinguirse el vehículo fijo, ligante o aglutinante, llamado también “resina” o “polímero”, que es el componente que mejor caracteriza el comportamiento de cada clase de pintura (por lo que sirve generalmente para distinguir sus diferentes tipos) del vehículo volátil, o disolvente, destinado a evaporarse y desaparecer una vez que la capa de pintura se solidifica.
Clases de pintura más comunes

Pueden utilizarse diferentes criterios para clasificar las pinturas. Por razones de espacio, se utiliza aquí el más arriba señalado del vehículo ligante o resina y del vehículo volátil, que da lugar a los siguientes tipos diferentes, cada uno de los cuales tiene sus usos adecuados, sus pros y sus contras:

  • Temple. (Colas vegetales, celulósicas o amiláceas al agua.)
  • Cal. (Cal apagada o hidróxido cálcico al agua.)
  • Plástico (Resinas vinílicas o acrílicas emulsionadas al agua.)
  • Cemento (Cemento blanco tratado, en polvo, para mezclar con agua.)
  • Silicato (Silicato de potasa o sosa al agua.)
  • Esmalte acrílico (Emulsiones de polímeros acrílicos al agua.)
  • Esmalte sintético (Resinas alquídicas y aceites al aguarrás o "white spirit".)
  • Barniz vinílico al aguarrás o White spirit.
  • Pintura al aceite, óleo (Aceites secantes con resinas duras al aguarrás o “white spirit” .)
  • Clorocaucho (Derivado clorado del caucho sintético al xilol.)
  • Epoxi (Dos componentes, resina epoxi y catalizador.)
  • Poliuretano (Resina de poliester, de 1 ó 2 componentes, con disolventes especiales.)
  • Laca nitrocelulósicas (Nitrato de celulosa plastificado con disolventes espepeciales.)
  • Pinturas ignífugas e intumescentes (Pinturas con componentes especiales.)

Además de los tipos indicados, existen otros que combinan componentes o que tienen carácterísticas peculiares, como las pinturas a la caseína, las pastas de grano grueso para revocos, las marmolinas, la pintura martelé, etc.

HERRAMIENTAS

De preparación
  • Espátulas.
  • Rasquetas.
  • Cepillos.
  • Lijadoras.
  • Pistolas de agua de aire caliente.
De aplicación
  • Brochas y pinceles planos o redondos, paletinas.
  • Rodillos, con o sin dibujo.
  • Pistolas de proyectar, a base de aire comprimido o sin él.

PROCESOS

Siendo un campo muy extenso, con multitud de posibles variantes, y, por lo tanto, difícil de resumir, baste señalar que una correcta definición de los procesos de trabajo que conlleva cada unidad de obra de un trabajo de pintura o acabado en general, debería hacer referencia a todos o algunos de los siguientes apartados, en función del resultado que se desee, teniendo muy en cuenta que, a mayor complejidad, mayor empleo de material y tiempo de mano de obra, y, por lo tanto, mayor coste de ejecución.

Tipo de acabado a obtener

Plástico, esmalte, barniz, poliuretano laca, óleo, clorocaucho, papel, revestimientos textiles, etc. En su caso, pueden indicarse calidad y brillo deseados.

Clase de soporte

Yeso, escayola, cemento, madera, hierro, etc. En su caso, pueden precisarse los defectos que presenta, a efectos de la dificultad de obtener el resultado buscado, tales como: estado de deterioro superficial, humedades o condensaciones, diferencias de planimetría, clavos embutidos, nudos en la madera, oquedades, revestimientos preexistentes, defectos achacables a trabajos anteriores, etc.

Preparación del soporte

Limpieza, plastecido, lijado, aparejos, imprimaciones, sellados, tintes, tendidos, etc.

Operaciones intermedias

Mano o manos de fondo, replastecidos y lijados, en su caso.

Acabado final

Mano o manos del material de acabado, especificando, en su caso, la técnica de aplicación (brocha, rodillo, pistola, etc.).

Bibliografia de referencia

Siendo prácticamente imposible reducir a las dimensiones de esta web toda la materia que comprenden los conocimientos técnicos sobre materiales, herramientas y procesos, el profesional hará bien en acudir a las diferentes obras que se han publicado al respecto, que no son excesivamente numerosas. Pueden señalarse, entre las más aconsejables:

  • “La pintura en la construcción” (4ª. edición), de Jesús González Martín (Universidad Nacional de Educación a Distancia) ISBN: 84-86957-92-3.
  • “Manual de la pintura en la construcción” (3ª. edición), de Juan García Cas-tán (Federación Nacional de Empresarios Pintores, ANSPI) ISBN: 84-921733-0-0.
  • “Biblioteca Atrium de la Pintura” (5 tomos), de Francisco Asensio Cerver (Axis Books) ISBN: 84-8185-058-6.

La Agrupación dispone en su biblioteca de estas y otras obras para consulta.

Normativas y protocolos

La regulación unificada de cómo deben hacerse los procesos, a efectos de alcanzar un sistema más o menos homologado para los controles de ejecución, ha veni-do siendo una aspiración bastante generalizada de los profesionales titulados y de los or-ganismos técnicos relacionados con la edificación, especialmente de obra nueva. Son ejemplos de este deseo las Normas Tecnológicas de la Edificación, publicadas en 1975 y 1976 por el Ministerio de la Vivienda, y los DTU (Documentos Técnicos Unificados) franceses. También existen Normas ISO y UNE sobre características exigibles para la homologación de materiales. Pueden añadirse a ellas los intentos de sistematizar unas exigencias básicas por parte de las organizaciones de las empresas de pintura en cuanto al estado de corrección mínima que deben tener los soportes sobre los que hayan actua-do otros gremios, para que el pintor pueda entrar a trabajar sobre ellos sin que se le haga responsable de defectos o problemas que no le pueden ser achacables en ningún caso. Puede obtenerse una información ampliada sobre todo ello a través de la intranet.

Si eres asociado, disfruta de las ventajas que te ofrece Agrumap, pulse aquí.

Si no eres asociado, asóciate! Por 0,30 €/día puedes utilizar nuestros servicios.

Si eres asociado y quieres conocer las normas técnicas de trabajos de pintura, pulse aquí.

asociados

asóciate!

zona socio

Agrumap pone a su disposición una zona de socios.

Si ha olvidado su contra-seña puede solicitarla aquí.

agenda

No hay noticias recientes.

noticias

Plaza de Mº Dolores Goya, 11 bajo - 20015 DONOSTIA · Telf.: 943 322 738 - Fax: 943 426 236 - info@agrumap.org